Archivo del autor

Recuerdos Mágicos

Posted in Música, Reflexiones on 10 junio, 2013 by Marga

Todo el mundo guarda y colecciona en su mente momentos únicos y mágicos para sí, que rara vez comparte con alguien, como la pequeña caja con tesoros que un niño guarda bajo el césped de su jardín.
Es curioso que el recuerdo venga a mí vestido de canción y corbata.

28

Todos aquellos momentos en los que el tiempo, el mundo, la luz,…todo parece detenerse y solo suena una canción de fondo, que se convertirá en protagonista de la nostalgia.

Esta es mi cajita del tesoro…

Yo sólo busco
que me tiemblen las piernas
que seas de esas
que nadie recomienda

Yo sólo busco
que nadie lo entienda
que nos rajan por la espalda al pasar
y nos siga la prensa

Encendernos con las manos
fue más de la cuenta
y yo que creía que estaba
… que estaba de vuelta […].

[…] Rise up and take the power back
it’s time that
The fat cats had a heart attack
you know that
Their time is coming to an end
We have to unify
and watch our flag ascend […].

[…] Love is our resistance
They keep us apart and
they won’t stop breaking us down
and hold me
our lips must always be sealed […].

[…]…seguir la trayectoria que llevan las nube

y volver por la mañana igual que sale el sol,

verás que calentito retorcer las horas dando pattadas a un reloj […].

[…] Look into my eyes and you’ll see I’m the only one
You’ve captured my love stolen my heart
Changed my life
Every time you make a move you destroy my mind
And the way you touch
I lose control and shiver deep inside
You take my breath away […].

[…] You’re the best friend
that I ever had
I’ve been with you such a long time
you’re my sunshine
  and I wont you to know
that my feelings are true
I really love you
  you’re my best friend […].

[…] Just one year of love, is better than a lifetime alone […].

[…] No serás capaz de odiarme,
tan sólo quería ilustrar
que quiero arriesgarme a conocerte
porque el miedo al fin cayó, al fin cedió […].

[…] Muerdo el agua por ti.
Te deslizas por mí.[…]

Tú me llevas, tú me elevas

y no hay luces de semáforo

Tú me llevas, medesenredas.
Nosotros sobre el asfalto.[…]

Arte y Feminismo

Posted in Arte, Reflexiones on 3 abril, 2013 by Marga

Vanessa Beecroft

Vanessa Beecroft (Génova, 1969), italiana de nacimiento, aunque reside en Nueva York desde hace años, es, sin duda, una de las figuras indiscutibles del panorama actual. Su trabajo se expone en galerías, museos y centros de arte de todo el mundo a través de fotografías y vídeos. Estas imágenes son capturadas de unas acciones artísticas o performances previas, que son el eje central de su obra.

Beecroft trabaja la imagen de la mujer formando cuadros vivientes, obras provocadoras e intrigantes, momentáneas, que son capturadas a través de la fotografía y el video, por lo que son documentos parciales de lo que constituye la performance que es la verdadera obra de arte.

Imagen-3410

Estas siempre están formadas por grupos de mujeres (exceptuando VB39, 1999 en el Museo de Arte Contemporáneo de San Diego y de VB42, 2000, en el Space Museum de Nueva York, en los que si contó con modelos masculinos) desnudas o semidesnudas, que responden todas a una belleza similar, a un mismo rango de edad y que deben estar vinculadas a la artista, es decir, Beecroft busca sentirse identificada con sus modelos, por lo que pasan unos cuestionarios antes de participar en una de sus performance. Normalmente utiliza a modelos delgadas que recuerdan a modelos de pasarela, privadas de dicha función y de cualquier cosa que pueda expresar individualidad, uniformadas y homogeneizada, atentas a las órdenes de la artista. Las modelos no pueden hablar, sin moverse de su emplazamiento, sin comunicarse con el público, alejadas de la realidad pero interactuando inevitablemente con él, aunque no de una forma directa. En las obras de Vanessa Beecroft son básicas las relaciones establecidas entre las modelos y el público y entre cada uno de los individuos y el conjunto.

Las imágenes durante la performance, van cambiando. El tiempo ejerce de actor importante en las obras de Beecroft, desmontando el orden preestablecido. La artista juega con ello. Dicta las condiciones y permite que el cansancio de las modelos, producido por una larga e incómoda sesión, desmorone y haga decaer la formación inicial. Las frías y artificiosas imágenes, terminan doblegadas, trasformadas en iconos más mundanos. Abatidas mujeres, aburridas, sin fuerzas, derrotadas, que miran al infinito y que terminan sentadas, en cuclillas o tumbadas.

picture-3

Como ya hemos dichos todas sus obras tienen un fuerte componente autobiográfico, en el que se muestra cierta obsesión por la delgadez, la apariencia física, el cuerpo femenino y la observación del mismo por parte de la sociedad y de la propia mujer. Un tema que aparece en toda su obra y que está fuertemente arraigado en la sociedad occidental, fruto de nuestros anhelos y obsesiones, que parte del deseo y de la imposición de la sociedad. De ahí que exista ese componente autobiográfico, ya que sufrió de anorexia durante la adolescencia y juventud, incluso esta experiencia personal marcó el inicio de su carrera. Los nombres de las exposiciones de esta artista se titulan con sus iniciales y el número de exhibición, la primera, VB01, tuvo lugar en Milán en 1993, en ella presentó dibujos y ocho años de su diario alimenticio, desde entonces ha ofrecido cada año exposiciones en galerías y museos alrededor de todo el mundo.

Imagen-361

A pesar de sus problemas en su juventud, en sus obras no existe un mensaje claramente prefijado y prefiere que cada persona pueda pensar lo que quiera, vivir la experiencia a su modo y sacar sus propias conclusiones.

De manera que a partir de su obra VB53, la performance realizada en un invernadero de cristal y hierro, el Tepidarium de Roster en el Giardino dell’Orticultura de Florencia, en junio de 2004, vamos a sacar nuestras propias conclusiones a partir de una perspectiva de género, que es el caso que nos concierne.

 

Performance VB53

La Fondazione Pitti Immagine Discovery presenta Vanessa Beecroft in VB53 al Tepidarium del Giardino dell'Orticoltura di Firenze. Copyright © Vanessa Beecroft 1

Empezaremos a describir lo que a través de la fotografía se puede captar a simple vista. Esta obra es realizada el 23 de junio de 2004, en el Tepidarium de Roster, del Giardino dell’Orticultura de Florencia, en la que vemos, en el centro del invernadero de cristal y hierro del Siglo XIX, un montículo de tierra negra de siembra, en la que se encuentran veintiuna mujeres jóvenes, hermosas y esbeltas. La mayoría de ellas son de raza blanca, aunque también hay mujeres negras y mulatas, formando prototipos físicos variados, desde morenas de origen latino hasta rubias nórdicas y pelirrojas. Sus cuerpos son muy semejantes entre sí en estatura y proporciones, aunque, al estar en diferentes posiciones sobre el montículo, se distorsiona esa similitud. Son desnudos integrales, únicamente calzadas con sandalias de tacón atadas con lazos, azul pálido para las de piel blanca y negros para las de color, y todas con los ojos pintados y grandes pestañas artificiales, las que están en un primer término tienen largas cabelleras que incluso llegan hasta los tobillos y se enredan en las piernas, en las del centro portan una media melena y el resto tienen el pelo rapado o recogido con mallas.

A parte de lo que se podría describir simplemente observando, es importante saber que las instrucciones dadas a las modelos, las cuales no todas eran profesionales, eran permanecer de pie, con los agudos tacones clavados en la blanda tierra, en una posición solemne, sin hablar, ni, en principio, moverse, y, por supuesto, cuando el público invitado accedía al edificio y la rodeaba, sin establecer ningún tipo de relación con él.

Otra característica es que la performance empezaría a las 17 horas hasta las 22 horas teniendo en cuenta que era el comienzo del verano, al empezar habría una gran luminosidad y cuando acabara sería noche cerrada, un cambio dramático crepuscular (Serraller, 2005). Además, con el paso del tiempo, las modelos descomponían la figura y, en cierto momento, podían arrodillarse, sentarse o tumbarse en la tierra, cuya húmeda negrura embarraba sus cuerpos, lo que también añadía más dramatismo a la final de la performance.

3243a292cbadea6_arte-y-parte-fotos0001

Como la propia artista comenta, lo interesante de estas obras es que cada persona pueda abstraer sus propias conclusiones, así que daremos nuestra opinión sobre la VB53. Por tanto, iremos por partes expresando con que intenciones, a nuestro parecer, la artista ha utilizado ciertos elementos, el tipo de mujer, sus características, etc.

Comenzaremos por lo central de la obra, que son las veintiuna mujeres en el centro del invernadero sobre el monte de tierra negra. Si nos fijamos en las mujeres, algunas con esos cabellos largos, perfectamente maquilladas y desnudas, nos pueden recordar a figuras religiosas como si fueran replicas de Magdalena, prototipos de Eva o un recuerdo a la Venus de Botticelli, es decir, recuerda a esa estética. El hecho de que todas las chicas sean de características semejantes es para quitar cualquier individualidad y conseguir un colectivo, personalmente podríamos pensar que es una forma de representar esta Era tecnológica, en el que todo parece hecho por el mismo molde, incluso las personas debido a la presión social, ya que en la realidad cualquier persona que no sigue a un colectivo y es más independiente e individual puede llegar a ser marginado por la sociedad o no bien visto. Referente a la estética de mujeres esbeltas y delgadas representa al canon de belleza actual y el deseo u obsesión de alcanzar esa imagen perfecta que actualmente en la sociedad tiene gran valor, de nuevo aparece la presión social y la tendencia que hoy en día tenemos de quitarle valor a lo individual y a lo que nos hace diferentes.

Con respecto al montículo de tierra oscura, que parece tierra fértil, de siembra, es el elemento esencial de la performance a nuestro parecer. Dentro de ese invernadero y sobre esa tierra, las muchachas que permanecen quietas en sus posiciones, sin poder hablar ni interactuar con el público, totalmente abstraídas de la realidad, parecen flores, además de que la estética que portan recuerdan a las ninfas griegas que podían transformarse en cualquier elemento de la tierra, por lo que, parece una forma de cosificar a las mujeres, que pueden ser observadas como si de un gran invernadero lleno de flores muy hermosas se tratase. Desde luego, es como siempre sea retratado a las mujeres en el arte a lo largo de la Historia, dando valor a la imagen del cuerpo de la mujer, en muchas ocasiones desnudas, y simplemente representadas como objetos bellos para el disfrute de los hombres del patriarcado.

En este caso, la artista se interesa por el cuerpo de la mujer, pero no busca el placer visual, si no, como el crítico Hickey dice: ellas son a la vez, menos eróticas y más chocantes; más que hacernos participar en un juego de fantasías eróticas, nos hacen reflexionar y avergonzarnos de nuestra corporeidad. Es decir encontramos a las mujeres de Beecroft a la vez más presentes y menos accesibles a nosotros de lo que desearíamos: inaccesibles para comprender y accesibles para nuestra mirada, por lo tanto, las personas no nos centramos en el hecho de que haya mujeres desnudas cerca, sino por la insuperable distancia entre el público y ellas, por lo que, no es una ansiedad de deseo, sino una necesidad de reflexión. Vanessa Beecroft no busca que el público se quede en la admiración de la belleza, sino busca otra significación para el cuerpo femenino, por ello, también es una forma de criticar el valor tan superficial que a lo largo de la Historia se le han dado a las mujeres en el mundo del arte, por lo que, invita a reflexionar sobre que hay, más allá de la simple belleza, en el cuerpo femenino.

Con el paso del tiempo, las mujeres se iban cansando y siguiendo con la metáfora de las flores parecían como si estas se doblaran, se rompieran o se mustiaran. El que las mujeres pudieran tomar otras posturas, como tumbarse o sentarse en la tierra, como producto del cansancio y, en consecuencia, manchando su cuerpo desnudo, manos, codos, muslos, rodillas, glúteos aparecen sucios, con restos de tierra, dando una mayor sensación de decrepitud, de ser el final de un proceso, proporcionándole a la performance un efecto más dramático, más teatral. Esto lo podemos interpretar como la obsesión que las mujeres tenemos por nuestra figura, no es una elección personal, sino fruto de una exigencia que las mujeres hemos sufrido durante décadas y siglos, ya que en tiempos pasados la exigencia, si eran de una clase social alta, consistía en resaltar la feminidad y la belleza con el fin de encontrar marido y ese era su objetivo principal como personas. Esto se ha ido transmitiendo, aunque el objetivo de ello se haya desvirtuado. En muchas ocasiones el no tener la figura que socialmente se considera la ideal, crea muchas frustraciones en las mujeres, sobre todo, durante la adolescencia y la juventud, pudiendo llegar a padecer trastornos alimenticios debido a la obsesión por el cuerpo, como a la propia Vanessa Beecroft le sucedió y de ahí que en todas sus obras halla mucho de sí misma.

Por lo tanto, la interpretación que hacemos de ese final en el que las chicas terminan sentadas o tumbadas manchándose de tierra es que esa preocupación por tener un aspecto impecable lleva al cansancio e incluso a desfavorecerse aún más llegando a poder enfermar. Este final también es una forma de darles humanidad a las mujeres, es decir, en un principio parecen objetos esculturales, ya que mantienen la misma postura y permanecen inertes y ajenas a lo que les rodea, pero al nacer en ellas el cansancio y cambiar sus expresiones, se modifica ese planteamiento de un principio, por lo que se puede extrapolar a que las personas no pueden soportar esa presión social de la perfección sobre la figura de la mujer.

En conclusión, la sensación o la reflexión general que podemos hacer sobre esta performance es la búsqueda de otra significación o redefinición del cuerpo femenino abriendo una brecha o rompiendo con la imagen tradicional de la figura femenina a lo largo de la Historia del Arte y comenzar con la búsqueda de la propia identidad y no de lo que se nos marca mediante la socialización y la Historia.

REFERENCIAS


Virginia Woolf. Una “Joya” Propia.

Posted in Arte on 12 enero, 2012 by Marga

La deliciosa historia de la hermana de Shakespeare que de modo tan inimitable cuenta usted, es la más bella historia del mundo. Ese supuesto poeta (la hermana de Shakespeare) muerto sin haber escrito una sola línea, vive en todas nosotras, dice usted. Vive aún en aquellas que, obligadas a fregar los platos y acostar a los niños, no tienen tiempo de oír una conferencia o leer un libro. Acaso un día renacerá y escribirá. A nosotras nos toca el crearle un mundo en que pueda encontrar la posibilidad de vivir íntegramente, sin mutilaciones”.

 

Victoria Ocampo

Qué maravillas tiene el mundo y que ciegos queremos estar…

Camino…

Posted in Reflexiones on 13 octubre, 2011 by Marga

Nadie dijo que iba a ser fácil, pero tampoco me dijo Nadie que dolía, que ansiaba, que cansaba… ¿Soy la única que se queja o es que todo el mundo calla? No sería extraño que la respuesta fuese la primera parte de la cuestión.

Hoy era feliz mientras dormía, pero al despertar todas las preocupaciones me amargaban la existencia.

¿No estoy diseñada para esta vida? ¿Seré demasiado cobarde? Crisis existencial.

Sueño con una isla desierta, con la única preocupación de poder comer ese día. Sueño con el silencio, tirada en la arena, con el sol dándome en la cara y en el fondo del silencio el mar. Sueño con una tabula rasa, aunque sea cinco segundos. Olvidarme del mundo, de mí, de toda mi psique, de todo mi entendimiento.

Mi discurrir del pensamiento va a mil tonterías por minuto, y solo dos días en semana piensa cosas bonitas y se siente valorada y querida, mimada. El resto de los días se fustiga, se castiga, se presiona y se vuelve a castigar, se compadece a veces, se entristece otras tantas. No entiende que hace mal y se pregunta si no hace lo suficiente.

Los comienzos son difíciles.

 

Homenaje a Freddie Mercury. Habana Café.

Posted in Actualidad, Música on 10 septiembre, 2011 by Marga

El pasado 5 de Septiembre Freddie Mercury habría cumplido 65 años de no ser por la reciente aparición del VIH y la consecuente enfermedad del SIDA. Con toda seguridad habría repetido una de sus grandes fiestas de las que duraban días. En homenaje a sus fiestas y a él le rendimos un homenaje en el local “Habana Café” hoy día 10 a las 23:30.

Se hará un repaso a su discografía y videografía, trasladándolos en el tiempo desde los 70 hasta los 90. No creo que duremos días, pero será una noche de buena música y compañía. ¡Animaros!

Original

Posted in Arte, Tal Dia Como Hoy on 21 agosto, 2011 by Marga

En tiempos de crisis más vale ser original si deseamos sorprender a alguien, puesto que con el dinero que algunas veces contamos en nuestros bolsillos, daría para algo pero no para ser original.

Esto me pasa a mí habitualmente, ya que para hacer un regalo me las veo y me las deseo porque ya que lo hago me gusta acertar y eso es difícil si no tienes “guita”. Entonces se me ocurrió explotar mi faceta de artista para hacer un regalo chulo y personalizado. Aunque temí en un principio que no tuviera demasiado éxito pues dicha faceta sale cuando le da la gana, no es algo que controle, pero bueno creo que… esta vez ganó el sentimiento.

La idea era convertir una foto en un dibujo hecho a pastel.

El primer paso sería delinear el dibujo:

Segundo paso empezar con el sombreado:

Por último el acabado:

Parece ser que… me salió bien y creo que ha sorprendido bastante. Con esto también puedo ir pensando en ahorrar en cuadros para la casa.

¿Cómo Será mi Hij@ de Pequeñ@?

Posted in Música, Ver Para Creer on 19 agosto, 2011 by Marga

Hoy he obtenido la respuesta después de ver este video…