Archivos para Viaje

¿Cómo Tomarse Una Carta de Despido?

Posted in Chorradas with tags , , on 3 marzo, 2011 by Marga

Aún no lo sé en primera persona, aunque en un futuro tampoco lo descarto, todo el mundo pasa por eso alguna vez y yo no iba a ser menos. Ya tengo algunas idea de como afrontarlo: pillarte un ciegazo a la salud de tu jefe (lo descarto…por motivos que algunos sabrán), pegarte un pedazo de viaje para soltar tensiones (si estás bien económicamente, ¿Por qué no?… Desgraciadamente no es mi caso), así que me quedo con la tercera opción:

Voy a hacer como este papá, romper con mi futuro hij@ la carta de despido y partirnos el culo los dos juntos. Maravilloso.

Zorte Ona Lagun

Posted in Desdentados Viajeros with tags , , , , on 5 diciembre, 2010 by TecniMan

Un amigo se nos va, casi que a otro país y desde Fuga De Dientes queremos desearle mucha suerte en su nueva aventura en tierras de bárbaros y chacolí. La fortuna solo esta para quien la busca y en los tiempos que corren no se puede desaprovechar ninguna oportunidad para conseguirla, aun así hay que tener muchas pelotas para dar ese paso y de eso el señor EnanoNaniano esta sobrado (que coste en acta que nuca le vi los testículos). Solo espero que cuando vuelva no traiga boina ni una camiseta de los leones de san mames y mucho menos que se le ocurra ponerle el nombre Pachi a alguno de sus futuros hijos. Como único favor pedirle que difundas el mensaje de Fuga De Dientes por aquellas tierras y des a conocer a ese pedazo de grupo que son los “Alopecik Queen” ademas de ir reservando un día para ese pedazo de concierto que nos espera en Madrid.

Villanueva de los Infantes

Posted in Desdentados Viajeros with tags , , on 2 agosto, 2010 by Marga

Por el camino…bien, tranquilitos, música que según la motivación se bajaba o subía el volumen, calor fuera… dentro aire acondicionado y aún así hacia calor, cachondeo para hacer menos largo el viaje y redbull para ignorar la fatiga. El GPS para no perdernos si falla la memoria, menos mal que el piloto iba mejor de memoria que de tecnología porque el cacharro tenía vida propia y cuando se cansaba se apagaba. Varias teorías: le ha dado mucho el sol o no se carga bien… ¡bah! Es igual déjalo apagado…voy bien.

Tres horas de camino, ya nos dirigimos al pueblo protagonista… ¡uff! Enciéndelo que nos perdemos…

Nos encontramos en la gasolinera para que nos guiaran hasta la casita…el GPS no daba para más… ¡Ohm mira ese perro! ¿Qué esta royendo, un hueso? Una mandíbula… ¡aaagg! Llegan los que ya estaban y le seguimos.

Ya estamos en la casita de campo, muy bonita, tranquila, con secretos que iremos descubriendo durante el finde…dejad las cosas y nos vamos a cenar… ¡Estupendo! Pedro está “esmallao”… ¿cuándo no? Es la pregunta.

Cenamos y luego dimos una vuelta por Infantes…precioso, me encanta los pueblos así, tienen algo, un no sé qué que los hace especiales.

De puertas no escasean según se dijo de una ferretería podían sacar por la puerta tres o cuatro catapultas…las que te hagan falta…Enano Rojo creo que fue el que lo dijo, no le faltaba razón ¡Qué puertazas! También había buena música e incluso recogimos unos de los grandes conciertos que recién hubo por allí.

Algunos pararon y compraron helados…la valenciana que mala pipa tiene. No sé si fue eso exactamente lo que entendí de lo que se dijo de la heladera pero se asimilará.

Volvemos a la casa…vamos a cambiarnos para estar más cómodo, mientras aprovechan y sacaron el ron y la ginebra…nos dieron las 3 de la madrugada, vamos a acostarnos ya…

Madrugada intensa, después de 6 horas y media de repente suena una sirena de colegio… ¿qué es eso? Tocan diana…se escucha “recreoooooo”, creo que fue enanonaniano. Los churros no esperan y llegan cuando llegan…vamos a levantarnos. Buenos días a todos…vamos a desayunar, madre mía eso no era un rosco de churro era una rueda de camión…poquito, poquito…que nos queda día.

Vamos a por el bikini y la toalla…toca baño que el sol aprieta aún a las 11 de la mañana. Hay por allí una colchoneta y una pelotilla…se olía la tragedia, la que se va a liar. Un 1×2…todos reventaos con medio litro de piscina en el estómago.

Con los churros todavía en el estómago llegan las 3 de la tarde y toca almorzar…madre mía que de carne…ahora si que hamburguesas… ¡riquísimas!

¡Qué ruina…entre el calor y la digestión!, va desapareciendo la gente. La siesta no perdona. Algunos optan por tumbarse en el césped a la sombrita…Error, las moscas no te dejan dormir…pegan hasta bocados.

Otra vez piscina…ahora toca la colchoneta, vamos a desvariar un poco.

Sí, por su puesto, la colchoneta murió. Es igual, creo que hay una barquita por allí, ¡ups! Solo aguanta 40 kg…eso esta mal, vamos a comprobarlo.

También desarrollaron una habilidad auque halla gente que no estaba hecho para aquello.

Algunos, más torpes…pues no la desarrollaron.

Ronda de duchas, vamos a salir y a cenar. Molleja para todos…dios no se puede comer más, los que comen no comieron con eso lo digo todo. Estaba todo bueno, pero era ya mucha comida en un día.

¡Dios! ¡Qué sueño! Las mujeres optamos por acostarnos. Los hombres por ir al Club de la Luna…bueno no sé creo que se quedaron fuera bebiendo, porque media botella de ron desapareció y eran cuatro y algunos solo bebieron ginebra.

Eran las cuatro y afuera debería de hacer frío porque tenía los pies “congelaos”…vino a robarme el calor, ¡qué malda!

Domingo por la mañana, la sirena tocó más tarde, pero los churros llegaron igual y Pedro ya se había tomado tres Espidifren.

Al medio día una pareja ya abandonó la casita, Enano Rojo y Chikitricia… Ya nos veremos por la feria de Agosto.

Las tres más o menos, vamos a comer pollo, ¿me lo desmenuzas? ¬¬ ¡Será verdad!, bueno ya lo hago yo…

El sol se caía a cachos…vámonos de cabeza a la piscina que ya nos quedan 3 horillas.

Recogemos y nos vamos. A la carretera de nuevo dirección Málaga City.

Por el camino igual que cuando vinimos, cambiando que la gente esta muy mal y se van buscando la ruina. Nos adelanta unos a 150 km/h, encima hablando por el móvil, mira otra vez…Más adelante una retención, ¿qué ha pasado?, un accidente seguro. Casualidad o razón era el que nos adelanto que se había empotrado debajo del quitamiedos, no es nada, el chaval no pintaba mal.

El cansancio se nota, se nota en lo callaito que va el piloto…era eso o la pena que le daba venirnos. Creo que sentía más lo segundo que lo primero y es que… ¡Qué relajación!

Conclusión: no hay nada mejor que compartir un fin de semana con una compañía impresionante en un lugar magnífico.